J. M. Alberto Paronelli reprodujo innumerables idolos Mayas y Incas. En el amasijo de algunos de estos añadió aromas embriagadores que se utilizaban durante los sacrificios. Numerosas son las esculturas con sujetos místicos, de los que fue un apasionado desde pequeño.